La artritis psoriásica es una forma de inflamación crónica de las articulaciones que se caracteriza por rojez, hinchazón y dolor de las articulaciones afectas.

La artritis psoriásica afecta fundamentalmente a las articulaciones de los dedos de manos y pies, la columna lumbar y sacra, las muñecas y las rodillas.En algunos casos, si no se trata, puede provocar daños irreversibles en las articulaciones.

Entre el 10 y el 30% de las personas que tienen psoriasis desarrollan artritis, y ésta puede manifestarse en cualquier momento, aunque su aparición es más probable entre los 30 y los 50 años. No se puede saber de antemano quién tendrá artritis psoriásica, ya que no hay análisis de sangre que permita predecirlo.

Sin embargo, se sabe que las personas con psoriasis más graves y con afectación ungueal más importante tienen más probabilidades de padecer artritis.

La importancia del diagnóstico precoz 

En ocasiones, la afectación articular aparece meses o años antes que las lesiones cutáneas, o a veces las lesiones de la piel son mínimas y pueden haber pasado desapercibidas al médico e incluso al paciente. Si un paciente con psoriasis nota dolor o hinchazón articular, debe consultar al médico y preguntarle por esta posibilidad. El diagnóstico precoz de la artritis psoriásica es fundamental para evitar las secuelas comentadas. Así lo cuenta el Dr. Jordi Gratacós en el artículo Artritis Psoriásica: la importancia del diagnóstico precoz.

Consejos prácticos para la mejora de la calidad de vida

Como paciente, hay algunas prácticas que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida: se ha de adecuar siempre la dieta, evitar el dolor, hacer ejercicio aeróbico moderado y llevar costumbres sanas. Éstos son algunos de los consejos que podéis encontrar en el artículo del Dr. Jordi Gratacós: Artritis Psoriásica: cómo mejorar la calidad de vida

Para más información sobre la artritis psoriásica, te invitamos a visitar nuestra página web de artritis psoriásica