La afectación del cuero cabelludo es muy frecuente. Puede acompañar cualquier forma de psoriasis, incluso puede ser la forma de inicio o la única localización de la enfermedad. Se presenta en forma de descamación seca muy adherida (caspa gruesa) sobre una zona roja del cuero cabelludo.

A veces, hay sólo una mínima descamación y otras veces escamas blancas gruesas adheridas cubriendo todo el cuero cabelludo. En ocasiones, las lesiones de la psoriasis se extienden hacia la frente, la nuca o detrás de las orejas.

La psoriasis en el cuero cabelludo suele producir mucho picor, y las escamas que se desprenden se ven en la ropa como «caspa» blanquecina. La psoriasis por sí sola no produce la caída del cabello ni alopecia (disminución de la densidad del pelo).

Sin embargo, cuando las escamas son muy gruesas, atrapan el pelo, que se puede arrancar al intentar desprenderlas. También se puede dañar temporalmente cuando se usan cremas o lociones con ácido salicílico para ablandar las escamas.

De todas formas, si el pelo se daña o se cae, cuando la psoriasis esté controlada, se recuperará espontáneamente la cantidad perdida. Este tipo de psoriasis puede confundirse con la dermatitis seborreica.