La uña es un anexo de la piel y del sistema musculoesquelético que crece toda la vida y que tiene importantes funciones. Entre otras, protege el extremo de los dedos, contribuye al tacto, a la coordinación de movimientos finos y a la sujeción de pequeños objetos, además de tener una destacada función estética y social. Por estas razones, cuando se pierde su integridad, se pierde, también, parte de estas importantes funciones que alteran notablemente las actividades de la vida diaria.

La psoriasis en las uñas (psoriasis ungueal) puede presentarse como primera manifestación de la enfermedad (de forma aislada: en el 5% de los casos) o, lo que es más frecuente, afectar uñas y también a otras partes del cuerpo (50-80% de pacientes con psoriasis).

En este artículo, entre otros aspectos, hacemos un repaso al diagnóstico, tratamientos y consejos para tratar la psoriasis en uñas y ofrecemos el siguiente decálogo con pautas prácticas:


Decálogo para pacientes con psoriasis ungueal

1. Tratar con cuidado las uñas y protegerlas si se trabaja con las manos. Evitar morderse las uñas y quitarse las cutículas. No utilizar cepillos para limpiarlas, ya que pueden contribuir a provocar microtraumatismos. En general, cualquier traumatismo por presión, actividades manuales, irritantes químicos, etc... puede hacer que su psoriasis empeore por el fenómeno de Koebner.

2. Utilizar guantes para lavar la ropa o la vajilla, cuando haga frío, etc. No exponga las manos a productos de limpieza, detergentes agresivos o disolventes que pueden dañar las uñas.

3 Secar muy bien las uñas. El agua deteriora la lámina ungueal y la cutícula, y puede resecarlas. La humedad favorece el desarrollo de infecciones.

4. Aplicar crema hidratante en las manos y uñas después de lavarlas, de la ducha y antes de ir a la cama.

5. Cortar las uñas rectas utilizando tijeras de punta roma. Se aconseja hacerlo después de la ducha o de un baño de manos con aceite...

6. No abusar del esmalte de uñas. Puede resecar y fragilizar la uña. El disolvente (a base de acetona) reseca la lámina ungueal. Las uñas artificiales pueden incrementar el riesgo de infección subyacente por bacterias y hongos.

7. No eliminar la cutícula. Puede aumentar la posibilidad de contraer infecciones.

8. Consultar al especialista si observa cualquier anomalía (fragilidad, dolor o cambio de coloración).

9. Hacer una dieta mediterránea, rica en fruta y verdura frescas y en pescado azul.

10. Practicar ejercicio de forma regular

Artículo elaborado por el Dr. Manuel Sánchez Regaña. Dermatólogo. Doctor en Medicina. Dermacot. Mataró. Publicado en la revista Psoriasi nº 83 (otoño 2015).
Puedes leer el artículo completo AQUÍ.

Todos los socios de Acción Psoriasis reciben la revista en sus casas. Si quieres recibirla tú también, hazte socio. Puedes hacerlo si te inscribes AQUÍ o poniéndote en contacto con nosotros en el 932 80.46.22 o a través del mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..