Una de las primeras recomendaciones que nos da nuestro dermatólogo después de diagnosticarnos psoriasis es que debemos hidratar frecuentemente nuestra piel y sobretodo nuestras placas. Podemos hidratarla con cremas hidratantes convencionales, pero podemos además de hidratar, nutrirla con aceites vegetales.

Los aceites vegetales aportarán a nuestra piel todos aquellos nutrientes y principios activos terapéuticos que contienen las plantas de donde estos proceden. Pero si queremos beneficiarnos de todas sus propiedades debemos asegurarnos que dichos aceites sean 100% puros, es decir, que no hayan sido mezclados con otras sustancias y de extracción en frío para que mantengan todas sus propiedades.

1. Aceite de Almendras dulces: aceite que se obtiene de las semillas maduras. Tiene una textura suave y ligera, apto para todo tipo de pieles, sobre todo Aceites Vegetales HD2cuando existe sequedad e irritaciones, tiene un efecto emoliente e antinflamatorio. Es rico en vitaminas del grupo B, ácidos grasos omega 9 y 6, y contiene vitamina A en pequeñas dosis.

2. Aceite de Argán: aceite extraído de las semillas de Argán. Presenta una textura un poco más densa pero suave. Se recomienda para uso sobretodo en cabellos, cuero cabelludo, uñas, y pieles maduras. Es rico en antioxidantes como la vitamina E entre otros, así como ácidos grasos omega 9 y 6.

3. Aceite de Rosa Mosqueta: aceite que se obtiene de las semillas de dicha planta. Tiene un color anaranjado i textura densa. Tiene una gran capacidad regenerante y cicatrizante, ideal para estrías y grietas. Rica en vitamina A y en ácidos grasos omega 3 y 6.

4. Aceite de Caléndula: aceite que se extrae por la maceración de las flores de caléndula en un aceite base. Tiene un color anaranjado y textura densa. Tiene una gran capacidad calmante, cicatrizante, antiinflamatoria y inmunomoduladora. Recomendado para pieles sensibles e irritadas. Es rico en Antioxidantes.

5. Manteca de Karité: manteca que se obtiene del fruto de dicho árbol. A temperatura ambiente suele presentar aspecto semisólido y blanquecino, que al calentar con la misma temperatura corporal pasa a ser un líquido amarillento y denso. Tiene una acción hidratante, antioxidante y cicatrizante, para pieles con irritaciones y lesiones. Es rico en ácidos grasos omega 9, 6 y 3.

6. Aceite de Jojoba: aceite o cera líquida extraída de las semillas de dicha planta. Tiene una textura densa y color dorado. Tiene una gran capacidad de hidratación y reestructuración del equilibrio graso de la piel. Es rica en antioxidantes como la vitamina E y ácidos grasos omega 3.

Artículo elaborado por Mont Gálvez, enfermera y nutricionista de Acción Psoriasis. Publicado en la revista Psoriasi nº 83 (otoño 2015).

Todos los socios de Acción Psoriasis reciben la revista en sus casas. Si quieres recibirla tú también, hazte socio. Puedes hacerlo si te inscribes AQUÍ o poniéndote en contacto con nosotros en el 932 80.46.22 o a través del mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..